Loading...

domingo, 27 de octubre de 2013

513- Nelly Lainez, la actriz argentina con más escenas de cama

Cuando uno piensa en una actriz argentina y en escenas de cama, puede venir a la cabeza casi de inmediato una Isabel “Coca” Sarli, pero jamás una Nelly Lainez, sin embargo la querida y graciosa actriz que cuenta con una filmografía que alcanza a las dos docenas de títulos siempre en roles menores, es la actriz con más escenas de cama en la filmografía nacional. En Pocholo, Pichuca y yo (1951) la podemos ver a los gritos en la cama, ante la mirada sorprendida de Pepita Muñoz.
Puede verse en Vigilantes y Ladrones (1952) junto a Los Cinco Grandes del Buen Humor en la que interpreta por primera vez a una mujer asustadiza, que comienza a escuchar ruidos extraños en medio de la noche.
En Cristóbal Colón en la Facultad de Medicina(1962)es una pensionista que también resulta sorprendida y asustada en la cama, esta vez por un balde de agua que le arroja un confundido y engañado José Marrone.
En 1964 quién asusta a Nelly en la cama cuando estaba leyendo una novela, es Canuto Cañete, el pobre Carlitos Balá que trabajaba como limpia vidrios nocturno, es confundido por un Marciano en Canuto Cañete y los 40 Ladrones (1964)
En El Bulín (1969) se apasiona en la cama con un no tan apasionado Eddie Pequenino.
En Los Vampiros los prefieren Gorditos (1974)interpreta a la condesa de Lapislázuli y corre el riego de ser atacada por un vampirizado García Grau, en la cama, claro está!
En 1981 repite el mismo papel de pensionista sorprendida en la cama por un balde de agua que le arroja esta vez Juan Carlos Calabro en la remake de la película de Marrone, esta vez con el título de Gran Valor en la Facultad de Medicina (1981)
Por todo esto podemos afirmar que la inolvidable Nelly Lainez donde más comoda se sentía era entre sabanas, al menos en la pantalla grande!

domingo, 13 de octubre de 2013

512- La Rinaldi, la Merello y Gasalla unidos por el Odeón

La esquina de Corrientes y Esmeralda es, sin temor a equivocarme, la mas representativa de las esquinas porteñas, si hasta Celedonio Flores le compuso un tango! En dicha esquina se construyó en 1891 el mítico teatro Odeón.
En dicha sala se llevó a cabo en 1896 la primera proyección de cine de nuestro país y por sus escenarios pasaron las figuras más importantes de nuestra cultura, desde Margarita Xirgu, pasando por Gardel, Niní Marshall, Les Luthiers y hasta Don Osvaldo Pugliese en 1987 cuando la sala daba sus últimos estertores.
En 1985 el edificio fue declarado “Inmueble protegido” dado su interés cultural y arquitectónico.
Pero en 1991 el intendente Carlos Grosso durante la presidencia de Carlos Menem, revocó la ley de protección y ordenó demoler el edificio. Una ley vigente ordena construir una sala nueva donde haya existido un teatro demolido, sin embargo en la esquina de Corrientes y Esmeralda continua existiendo un playón de estacionamiento, mucho se dijo, un proyecto original hablaba de reconstruir la sala respetando el diseño arquitectónico original, algo similar a lo que se hizo con el Café de los Angelitos en Rivadavia y Rincón, luego en el 2010 se habló del proyecto de las torres Odeón, que sería un complejo moderno, con una pequeña sala teatral para 400 personas (la mitad de espectadores que albergaba el demolido teatro) Sin embargo el proyecto sigue sin realizarse. Susana Rinaldi, la exquisita actriz y cantante, quién en esa sala había estrenado el espectáculo "Hoy Como Ayer" fue una de las figuras más activas en contra de la demolición, hasta llegó a encabezar una protesta en la puerta del teatro con un megáfono, pidiendo que no se permita la demolición…lamentablemente nadie le hizo caso!
Cuando de la bella sala teatral solo quedaba una montaña de escombros, la inolvidable actriz y cantante Tita Merello, se acercó al lugar, acompañada de su amigo Raúl Sarobe, profundamente apenada, se llevó a su departamento de Rodriguez Peña, un pedacito de escombro, un símbolo, un recuerdo, un personal homenaje que Tita le brindaba a tantos nombres, tantas glorias a las que a golpes de piqueta las habían querido sepultar en el olvido.
Antonio Gasalla compró el portón principal del demolido teatro y lo hizo colocar como portón de entrada en la casa que se estaba construyendo en Uruguay y según me informan, también compró unas butacas del mítico teatro que fueron a parar al Mercado de Pulgas de la calle Dorrego en Palermo, otra forma de querer rescatar del olvido a un símbolo de nuestro Buenos Aires que ya se fue.
Quiero agradecer al amigo Raúl Sarobe por la foto junto a la Señora Tita Merello. Hoy Raúl Sarobe es el Director General de “Odeón” Escuela de Artes Teatrales” y el símbolo de dicha escuela es este cartel original del demolido teatro Odeón.

sábado, 5 de octubre de 2013

511- El Barco del Capitán Piluso

Como contáramos en la Perlita 201, Olmedo debutó en cine en 1959 en el filmé Gringalet, pero sin aparecer en la ficha técnica, en 1963 filma "Barcos de Papel" y tampoco aparecía originalmente, el éxito de Olmedo hizo que luego modificaran la ficha y comenzó a aparecer (nombre y foto en el afiche)
Pero no fue el Barco de papel lo que dio éxito a Olmedo, pero si su grado de Capitán, el Capitán Piluso catapultó a la fama a Olmedo y su fiel marinero Coquito.
Desde ya que en los set televisivos no había barco de Piluso, sin embargo Olmedo si fue capitán de su propio barco, El Rodney una hermosa embarcación que hoy se encuentra en tierra en un varadero del delta, frente al Paseo Victoria, por lo que pude averiguar se encuentra en sucesión…si tenemos en cuenta que Olmedo falleció hace 25 años, podemos decir que la sucesión está un poco trabada! El barco se encuentra en muy buen estado pero con mucha basura y mugre en su interior y tiene hasta un motor 0km…pero con más de 25 años, seguramente adquirido por El Negro poco antes de su fatal desenlace, los cuidadores del lugar aseguran que en estos 25 años solo fue dos o tres veces uno de sus hijos.
Desde este humilde blog opino que sería muy lindo que este barco pudiera ser expuesto, donado o al menos utilizado por su familia y no seguir juntando mugre, olvidado como hoy se encuentra. A mi me encantaría que lo vuelvan a sacar al agua y hasta podrían rebautizarlo “Capitán Piluso” no les parece?
Quiero agradecer la inmensa colaboración de un querido amigo (a quién prefiero preservar) por la buena información y por las estupendas fotos.